22 mar. 2011

¿Ídolos de papel?

Las últimas “promesas” que transmite la televisión nacional, flaquearon ante rivales de, supuestamente, menor jerarquía. Este fin de semana, le tocó a Bonanni caer por la vía rápida ante un “probador”.

"La Joya" fue en 2010 la gran figura, ¿en 2011 lo seguirá siendo?
Por Andrés Mooney 
La lista podría ordenarse cronológicamente, por orden según cuando se dio el batacazo. Pero preferimos hacerla por peso, por categoría, sólo a fin de facilitarnos la tarea. Maximiliano Márquez, Jesús Cuellar, Oscar “Coco” Núñez, Juan Bonanni, Diego Cháves, Gumersindo Carrasco, y algún otro que seguro se nos escapa. Lo cierto es que todos y cada uno de los que nombramos, fueron anunciados como “la esperanza” argentina, y todos, con rivales inferiores en los papeles, cayeron (aunque algunos hayan sido ayudados por los jurados o árbitros).
“El 10” fue la primera sorpresa en lo personal. El pibe de Avellaneda había mostrado sólidas actuaciones, con triunfos importantes y ante rivales que suponían una real oposición. Justeza en los envíos, velocidad, buen desplazamiento, pegada, personalidad, eran algunos de los atributos que exhibía el ex integrante del seleccionado, como para pensar que llevaría un buen tiempo sin derrotas, al menos en nuestro país. Pero en el verano, cuando encendimos la tele y quisimos ver su última actuación, nos dimos con que no “entró” en la transmisión. ¿Qué pasó? Resulta que, en pelea revancha, Maximiliano Méndez había derrotado en decisión unánime a Márquez. En el primer duelo, el de Florencio Varela había demostrado guapeza realizando una digna pelea, pero el nacido en Santa Fe fue siempre superior. Para nuestro asombro: adiós el invicto de Márquez.
Jesús Cuellar, uno de los que mayores alegrías le dio a nuestro seleccionado argentino, está invicto, no perdió aún, pero sí que la pasó mal: con Claudio Tapia, ante quien acabó ganando antes del límite, estuvo cerca del nocaut y con un error (fue sólo una equivocación de un buen árbitro como el cordobés Vaca y de más estuvieron las críticas que consideraron como intencional su accionar) del árbitro Brígido Rosa Vaca que intervino cuando peor la estaba pasando, pudo recuperarse en aquel recordado cuarto round. “El Jinete del nocaut”, con su gran capacidad boxística y apego al gimnasio, sigue firme como gran candidato de nuestro boxeo pero vale recordar que estuvo al borde de la cuenta de diez y que cuando recibió golpes, pasó factura de ello.
Oscar “Coco” Núñez mostró siempre un boxeo depurado, y alternó idas y vueltas en la selección cuando aficionado. De buena línea, el nacido en Boulogne mostró mermas en su rendimiento. Dejó el invicto con Ricardo Quiñones, donde visitó la lona, y en su última presentación, ante Ramón De La Cruz Sena, también tocó el tapiz dejando en duda su asimilación al castigo.
Gumersindo Carrasco, otro que supo colgarse gran cantidad de medallas en amateur, mantiene su licencia sin derrotas producto de la ayuda de los jurados. En Mendoza, ante Juan Bonanni, los promotores apostaron a un peleón y les salió un papelón: invadieron el ring, agredieron a los visitantes, y leyeron tarjetas bochornosas que perjudicaron al crédito de Junín. “El Gumer” tiene la mano pesada, pero demostrado está que cuando los rivales van mejorando, con una mano no alcanza.
Diego Cháves también mostró falencias. Con Omar Weiss se fue al piso, y estuvo apunto del nocaut. Al final, fue premiado con un triunfo que, al menos, debió haber sido empate. “La Joya” es también una de esas promesas de nuestro boxeo que, cuando tuvo frente a sí sus peleas más difíciles, no logró las actuaciones deseadas: en Estados Unidos no lució, y con Weiss se las vio negras.
El último en empañar su imagen fue Juan Bonanni, cuando el sábado último cayó por la vía del cloroformo ante Ángel Aguirre. Las excusas fueron varias: quedó mal de su última pelea, subió de categoría (a quienes esto afirmaron, ¿sabían que Aguirre es un superligero subido y no un superwelter natural?), y otras respuestas que se ensayaron. El noqueador nacido en Junín tuvo una noche para el olvido errando muchas manos y recibió su primer nocaut de dos reveses.
Quedan todavía boxeadores que muestra la TV y mantienen su foja impecable. Ezequiel Maderna, Pablo “Pokemón” Farías, por ejemplo. Pero claro, la escasez de púgiles en esa categoría, no ayuda a saber en qué nivel están. Por eso pregunto: antes de ir por un título fuera de la Argentina ¿no van a enfrentarse?
Asoma Marcelino López y es una realidad Lucas Matthysse, pero ambos, manejados por Mario Arano, no son televisados por TyC Sports y cuesta que los amantes del boxeo puedan seguir sus carreras.
El que fuera el canal del fútbol, hoy parece ser el canal del boxeo, y por eso celebramos. Habrá que medir fríamente qué se televisa para así obtener sólidas figuras y evitar que ante la primera dificultad, se desplomen y nos hagan dudar de si son verdaderos guerreros o sólo ídolos de papel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario