8 mar. 2011

Mucho más que lavar los platos

A ellas. Por ellas y para ellas. Desde la primera hasta la última. Porque lucharon por un lugar que tibiamente se les cedió, y hoy no deben abandonar. A las mujeres del boxeo, a nuestras mujeres: ¡Feliz Día!
Dayana Sánchez demuestra su boxeo en el primer nivel

Por Andrés Mooney 
El boxeo argentino está en boca de muchos, por históricos (Monzón, Galíndez, Pérez, entre tantos monstruos del ring), por actuales (Martínez, Narváez, Maidana, y demás campeones), y por ellas. Son siete las campeonas mundiales, y una pionera reina emérita más cerca de la política que del cuadrilátero. En Córdoba, aunque a muchos no les cause gracia, son señoritas las que dan que hablar, y más que los hombres.
Ya es difícil que lleguemos a un festival, en cualquier parte de la provincia, y no haya una pelea de boxeo femenino. Hay muchas licencias femeninas, y es un dato innegable, pero también hay calidad, y es demostrable.
Hablar del campo aficionado en Córdoba, es hablar de mujeres enguantadas. Nuestros únicos representantes en el seleccionado argentino, son Leonela y Dayana Sánchez, hijas del ex boxeador Víctor Hugo Sánchez. La primera, fue recientemente incorporada, y la segunda, se consagró campeona Panamericana y sub campeona Odesur. A ellas, les siguen muchas que asoman, que pintan y engalanan el deporte de los puños enguantados. Natalia Aguirre, Micaela Sánchez, Cintia Castillo, Mara Villarroel, Soledad Capriolo, Vanesa Taborda, Julia Berardo, Lorena Coronel, Ana Guzmán, Irina Torres, y tantas otras chicas.
Si de profesionalismo se trata, guste o no, el único campeón mundial en la provincia, es una mujer: Carolina Gutiérrez. “Chapita” es reina universal (interina), y defendió dos veces su título Supermosca AMB. De la mano de Carlos Tello conquistó la faja en 2008, y defendió luego su cinturón en 2010 en dos oportunidades. Pero no está sola. Hay guapas, técnicas, y, sobre todo, bellas. Cristina Pacheco, Romina Alcántara, Soledad Juncos, Soledad Torres, Sonia Paladino, Betina Garino, y más.
En autoridades, Córdoba tiene historia en el boxeo argentino. Sara Gramajo fue la que empezó arbitrando y cada tanto, seguimos teniendo la suerte de verla en acción. Romina Arroyo, continuó con el legado y dirigió en festivales como lo hace hasta hoy, pero, lamentablemente, ya no en Córdoba.
A ellas les pedimos: perdón por los que miramos con descreimiento su acercamiento a este deporte; gracias, por su entrega y paciencia; y sigan adelante, que van por buen camino. A ustedes: ¡Feliz Día!

No hay comentarios:

Publicar un comentario