17 abr. 2011

Derecho a réplica

Se publicó erróneamente que Marcos Vergara no estaba ubicado en las principales entidades, cuando en realidad está número 15 del Consejo Mundial de Boxeo.

Por Andrés Mooney 
El día jueves 17 de marzo, en la nota titulada “¿Mucho ruido y pocas nueces?” que hablaba del posible duelo (propuesto por Carlos Tello hijo) entre Marcos Vergara y Pablo “Luifa” Zárate, además de presentar el potencial enfrentamiento, tuvo algunas consideraciones de por qué sería entendible que no se vieran cara a cara estos boxeadores. Entre esos motivos, uno decía textual y equivocadamente: “Vale aclarar: nada irracional es pensar que no deberían chocar estos dos cordobeses, aunque a muchos les duela. Ambos intentan escalar alto, cuidando sus carreras, y ninguno tiene un gran margen de error: Vergara cumplió 31 años, no está rankeado en los organismos principales (por lo que otra derrota, aminoraría aún más sus chances en el plano internacional), aunque sí cuenta con un cetro Latino; “Luifa” acumuló dos reveses el año que se fue, y otro fracaso afectaría no sólo su record, sino su imagen de promesa en el boxeo y, por supuesto, la faz anímica. Además, suponiendo que una derrota no dañaría demasiado a estos boxeadores, ¿por qué querrían recibirla de otro cordobés? ¿Para que quede claro que el mejor en Córdoba es el otro? La pegada de ambos boxeadores es sumamente respetable y en opinión generalizada, sea para quien fuere la pelea, no llegaría a la lectura de las tarjetas ¿Quién buscaría sumar otra derrota y por la vía categórica?”.
Allí, erróneamente se publicó que Marcos Vergara no estaba rankeado en los organismos principales cuando en el Consejo Mundial de Boxeo se ubica en el puesto 15, tal como indica el ranking de abril: (http://www.wbcboxing.com/swf/ratings/superwelterweight.pdf). Por ello, Marcos Vergara nos recordó con suma razón que sí se encuentra entre los mejores.
Aunque, no por tozudez si no por coherencia discursiva y conceptual, debo decir que la idea, la esencia de esas (que algunos mal intencionados consideraron premeditadas) y éstas líneas, es la misma: otra derrota aminoraría sus chances en el plano internacional por una simple (y maldita) razón: Marcos no está con el promotor de turno que lleva a boxeadores como, por ejemplo, Diego Cháves -por nombrar uno y sin ánimos de atacar a un buen pibe como “la Joya”- en poco tiempo de profesionalismo a meterse entre los cinco mejores del mundo. “El Príncipe” ostenta el título Latinoamericano desde el 2009, es profesional desde 2004 y recién en 2011 está entre los 15 del mundo, lo que significa que para tener una posibilidad de cinturón universal, debería el campeón hacer una defensa opcional y el Consejo de Gobierno del CMB aprobar como rival a Marcos, tal como marca el reglamento con quienes se ubican desde el puesto número 11 al 19. ¿No sería una buena excusa otra derrota, en su casa, para bajarlo de allí?
El error no fue menor, existió y se pareció más a una desinformación que a lo que nos debemos los comunicadores que es justamente lo opuesto, informar. Pero de ninguna manera fue intencional y desde aquí, donde se cometió el equívoco, vierto mis disculpas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario