7 ago. 2011

Invictos, ese privilegio que Córdoba ya no tiene

Informe
Los boxeadores de nuestra provincia dejaron todos, en los últimos meses, su condición de imbatidos. Más allá del record, esto los detiene gravemente en el ascenso dentro los rankings nacionales e internacionales.
Suárez era la última promesa invicta
Marcos tiene el lugar que merece en el país pero no en el mundo
"El Luifa" desde que perdió fue ignorado en el ranking FAB
Una derrota le costó a Peralta tres lugares en los superligeros del país
Nota: Roberto "el Incho" Sosa, que nació en Canals, mantiene números inmaculados pero hace varios años vive en Capital Federal.

Por Andrés Mooney 
Llorando en el vestuario, con tristeza e impotencia, sabía que además del resultado había sucedido algo doloroso: su nombre no sería ponderado como antes. Por suerte del destino o la razón que fuere, Guillermo Suárez fue derrotado el pasado fin de semana en Catamarca y con él se fue el último boxeador que había acumulado sólo victorias en su carrera rentada.
En 2004, un probador que sacó ventaja en la báscula y en experiencia, le había hecho conocer la derrota a Marcos Vergara en el Polideportivo Cerutti. En 2010, Pablo Zárate dejó de hilvanar triunfos y cayó ante Walter Acuña. Hace pocos días, Emanuel Peralta vio cómo Claudio Olmedo le robaba sus ilusiones de permanecer en la senda del triunfo.
Para figurar hay que firmar
Estos, en opinión generalizada del boxeo cordobés, eran (y lo son) los mejores valores de nuestra ciudad. Todos pagan el precio de no pelear para los promotores TOP del país y se refleja en la ubicación de los escalafones nacional e internacional. Ni Guillermo Suárez ni Luis Pablo Zárate, figuran entre los 10 mejores del país con record 9-1 y 14-2 respectivamente. Ni el primero cuando estaba invicto ni el segundo cuando sufrió su primera derrota. Sí figuran, por ejemplo, Miguel Barrionuevo (10°) con idénticos números que “Luifa”, Juan Pablo Lucero, con 14-4-0, figura 9° con igual cantidad de ganadas pero menos nocauts y más derrotas que el cordobés, y Ángel Aguirre con números de 7-5-1 está 7°. Este último, como el 5° lugar del cordobés Diego Ledesma (10-5-2), tienen una explicación: ambos vencieron a las “figuras” de los manejadores, lo que parece ser la medida para estar entre los mejores. Aguirre, cuyos números son los de un probador, puso en la lona a Juan Manuel Bonanni, mientras que Ledesma venció a Rodolfo “Epi” Martínez.
Marcos Vergara (24-2-0) sí tiene su merecido lugar con el 1° en el país. Aunque a nivel internacional fue despojado de su ubicación 15° del Consejo Mundial de Boxeo para ser llevado al puesto número 22 (ver ranking en página oficial del CMB: http://wbcboxing.com/wbcVers/index.php?option=com_content&view=article&id=122%3Asuperwelter&catid=15&Itemid=20). A nivel mundial, sí figura Alejandro Falliga en el 13° lugar de la OMB (http://lomejordelboxeo.com/rankingmundial.php?txtidcategoria=6) con foja de 20-8-4, es decir cuatro peleas ganadas menos que “El Príncipe” y seis perdidas más.
Las derrotas en muchos casos enseñan, y de ellas- dicen los que saben- se aprende más que de las victorias. Haber disputado un título y la experiencia que ello significa, para los casos de Emanuel Peralta y Guillermo Suárez, y a tener los pies sobre la tierra entendiendo que no puede darse ventaja en un deporte como el boxeo donde una mano puede cambiar la historia, para Zárate y Vergara, son cuestiones positivas que pueden sacarse de una mala noche. Pero si no se está con los popes del deporte, esa maldita noche duele hasta sangrar. Las entidades no posan los ojos de igual manera sobre quienes combaten de manera independiente y eso dificultará el camino a los de La Docta. ¡A lucharla! pero con cuidado: combatir con los mejores, es cierto, enseña bastante, pero puede ser peligroso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario