18 abr. 2012

Pombo-Luján, el sinsentido del fin de semana

Tomate deberá trabajar para no ser vapuleado por el Iron, el viernes en Roldán. Subirá dos divisiones ante un rival más que peligroso. ¿Para qué?
El de Marcos Juárez va de punto en Santa Fe, contra Luján
Por Andrés Mooney
Que José María Pombo (11-9-0  5 k.o.) tenga aspiraciones, confianza en sí mismo, o necesite engordar sus arcas (¿lo hará?), no justifica subir al peso welter para vérselas con uno de los boxeadores más peligrosos de esa división en el país. Sebastián Luján (38-6-2  24 k.o.) -que quizá el mejor momento de su carrera haya pasado, aún estando muy vigente- no es de esos boxeadores vistosos a los que hasta el más neófito en la materia pueda asegurar "este es bueno". Tiene un estilo difícil de descifrar. Modevizo, especulativo, frío, inteligente, pendula su cuerpo y lanza casi todos golpes curvos. En las cuerdas, puede volver loco a cualquier inexperto que intente noquearlo con una combinación básica. No goza de gran velocidad, y quizá allí radique la falta de lucidez en su trabajo. Pero es peligroso, sobre todo cuando se propone demoler a su oponente, como cuando enfrentó a Jorge el Chino Miranda, en Río Cuarto. No quiso noquearlo y en cambio tomó una decisión más cruel: golpearlo durante todos los rounds estipulados.

Tomate Pombo, aguerrido peleador del peso ligero, supo dar un par de sorpresas como la que propinó en Tartagal, ante el local Daniel López, a quien noqueó para quitarle el invicto. Puede inquietar a cualquiera, como lo hizo en el Luna Park con Emanuel Peralta. Todo eso, en su peso o, en su defecto, en una categoría superior (superligero); no más arriba. Irse a welter para probar suerte con el Iron Luján, no es más que un sinsentido. Esperemos la suerte lo acompañe y no termine de forma triste este duelo que, amén de los números en sus récords, de equivalente no tiene nada.

La pelea. Viernes, a las 22, en el Centro Cosmopolita Unión y Progreso de Roldán, Santa Fe. Irán a 10 rounds, en la división welter (66,678 kg.). 

Distintas aspiraciones. Sebastián Andrés Luján toma esta pelea como preparatoria para lo que será un nuevo intento mundialista. Esta vez, de una entidad menor como la International Boxing Organization (IBO), el 16 de junio, en Sudáfrica, ante el local Chris vaan Heerden (17-1-1  10 k.o.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario