19 nov. 2011

De Monos y de Cobras

Leonela “la Monito” Sánchez sabe a qué juega. Ordenada y lineal, respeta el abc del boxeo clásico fiel al estilo olímpico. Integrante del seleccionado nacional femenino “las Toritas”, la menor de las Sánchez saca los golpes con una riqueza técnica superlativa. Su forma de caminar el ring, de bloquear golpes, evidencian que se está frente a una boxeadora con todas las letras.
Natalia “la Cobrita” Aguirre tiene el boxeo que le gusta al pueblo. Pícara, con las manos bajas, sonríe casi de forma burlona para enfurecer a la rival, y pega. La zurda camina bien el ring y su mayor virtud es el gran dolor de cabeza que genera en sus oponentes cuando la atacan: es realmente difícil pegarle.
Anoche empataron. Ninguna se llevó el triunfo a casa quizá porque prefirieron el bien común: entregarle la victoria al público que observó un combate de primer nivel. La menor de las Sánchez espera afianzarse en el seleccionado. La hija del “Tomy” Aguirre aguarda la licencia profesional para hacerse camino en el campo rentado. Tienen estilos diferentes y caminos disímiles pero en un punto coinciden las dos: son indiscutiblemente cracks.

No hay comentarios:

Publicar un comentario