5 ago. 2012

Bopp jugó en México

En el DF, la Tuti superó anoche con comodidad a Martínez Castrejón por puntos y conservó el título minimosca OMB. 

Por Andrés Mooney
"Peleas son peleas", "A las peleas hay que pelearlas", y otras tantas frases hechas que, con justa razón, advierten que en el boxeo -como en la vida- cualquier cosa puede ocurrir. Pero, a veces, las probabilidades de que uno triunfe son las mismas que usted y yo tenemos de ganar la lotería. Y que Yesenia Martínez Castrejón (11-11-0), que en el Luna Park había sido castigada de principio a fin por Bopp, diera el batacazo en la revancha era así de poco factible. No lo fue en el Luna, no lo iba a ser en México y no lo será en ningún lugar que se monte un cuadrilátero y las enfrenten. 

    Yésica Yolanda Bopp (20-0-0) es técnicamente muy rica. Alguna vez como con Omar Narváez, salvando las evidentes diferencias, advertimos que si se quiere enseñar a un tercero los golpes del boxeo, puede darle play a un combate de ella: lanza todas las manos y, si mira hacia abajo, camina con soltura el ring. Pero como todo deporte de oposición, uno hace lo que sabe y, lógicamente, lo que el que está enfrente le permite. Entonces, la dirigida por Delfino Pérez se florea y prácticamente juega con contendientes de muchas ganas y pocas ideas. 

    Con la Tuti, no. Pasearla por Puerto Rico, Japón y México con el solo fin de mostrar la nueva joya, no tiene mayor sentido cuando de alguien con condiciones para explotar se trata. Con 28 años, la de Wilde debe dar el salto de calidad y medirse con las mejores. Su boxeo es clase A y sus manejadores la llevan a un nivel C que no hace más que nivelarla hacia abajo: anoche, el público mexicano no compró el show. Asistentes ávidos en la materia saben distinguir rivales y, a pesar de Castrejón ser local, era evidente la diferencia. Bopp merece otra cosa.

    Negro, tenés la llave. Osvaldo Rivero, promotor de peso responsable de las carreras de la mayoría de las campeonas mundiales del boxeo femenino nacional, es quien decide el futuro de Yésica. Él debe darle lo que pide a gritos, hace tiempo: la corona del CMB y/o Susi Kentikian. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario