28 ene. 2012

Con la Chapa no basta

Opinión
Foto: La Voz del Interior
Por Andrés Mooney
No será la pelea del año, está claro. Ni la campeona es la mejor reina ecuménica, ni la retadora asoma como "tapada" que puede sorprender: los últimos combates tanto de Carolina Gutiérrez como de María Miranda fueron televisados y sabe el público a quiénes tendrá en la pantalla del televisor. 
Puede haber sorpresa. Aunque Gutiérrez intente desestimar el año de inactividad, sabido es que pesa en cualquier boxeador el no combatir por 12 meses y más aún cuando en el medio hubo lesiones. Chapita no está al 100% de sus posibilidades, llega exigida con el peso (son 34 pirulos ya...), y Miranda, a pesar de sus limitaciones y record negativo, es más que Paulina Cardona y que Soledad Macedo, últimas oponentes de la de Argüello Juniors. No pudo Yésica Marcos, campeona mundial de boxeo depurado, dueña de un constante gancho al hígado propio de la escuela mendocina, noquear a Miranda yendo al frente durante los 10 asaltos, siendo el Bombón Asesino una supergallo natural, o sea, dos divisiones por encima de la supermosca de Gutiérrez. 
¿Por qué hay peligro?
Porque Miranda es alta, cuenta con buen alcance de brazos, envía desordenados pero potentes golpes cruzados y allí puede encontrar a la cordobesa en algún descuido con la guardia baja. Porque está acostumbrada a combatir en categorías más altas, ante mujeres de mano pesada. Deberá Carolina Gutiérrez anular con la izquierda, tal como hace en sus peleas, y no dejar llegar a la cafetera.
Dependerá de cómo llegue entrenada, de la seriedad con que haya encarado la pelea y del hambre de gloria que tenga una boxeadora que disputó cuatro veces el cinto mundial, todas sin éxito. Pero cuidado, si lo que quiere es la corona, si se propone cambiar golpes y "falta el respeto" a la campeona, puede incomodarla y ¡ojo¡: no vaya ser que tengamos nueva campeona mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario