9 feb. 2012

Interinatos, cetros regionales y otras yerbas

Por Ernesto Rodríguez (Diario Olé) en su Twextra (@ephecto)
Harto de interinatos, cetros regionales y otras yerbas. La actualidad del boxeo planetario satura por su oferta de pseudos combates titulares. Ojo que ya no se trata del despropósito de que exista, apelando a la sabia Ley Antitrust, no una sino dos docenas de sellos de goma que se arrogan el derecho universal de organizar riñas de gallos humanas y de coronar, en alguna de las 17 categorías, cada quien a un pugilista diferente y considerarlo el mejor de la especie. 

La idea del interinato -que nació hace unas tres décadas como una sagaz medida para mantener activo un título por indisposición del campeón- o la idea de generar cinturones regionales -para reconocer a titulares de zonas bien delimitadas- hoy se ha convertido -gracias tanto a mercaderes como a hipócritas- en un muestrario de aberraciones y desprolijidades. Abruma la lista de campeones, supercampeones, monarcas eméritos, interinos, en receso y demás

Ya damos como normal que alguno de estos entes considere a no uno ni a dos sino tres humanos como “el” campeón de su peso de manera simultánea, con diversas y poco convincentes etiquetas. Y hasta se han burlado de los boxeadores y el público al presentar en veladas paralelas, el mismo día, a dos dueños de la misma corona: el supuestamente invalidado por alguna clase de problema de salud o legal en una y a su reemplazante eventual en la otra. Como Jesús con los panes, las entidades multiplican los cetros regionales y hay hasta cinco muchachos que tienen, al mismo tiempo y sin verse nunca las caras, el mismo cinturón de latón que los reconoce como campeones latinos, intercontinentales, plata o de la zona del globo que sea. 

Eso sin caer en las barbaries geográfico-pugilísticas de hacer pelear a un muchacho nacido en la muy criolla Junín por un cetro europeo o dejar a un ruso de la mera Siberia colgarse una corona pensada para boxeadores de estas tierras bolivarianas. Todo tiene una sola, mera y específica explicación: el signo pesos (o dólares, o euros o el billetito que cuadre). Como en el menú de una fonda, los encargados de dar el guiño reglamentarista, bajan la cabeza, chequean la lista de precios y autorizan el envío de una faja de chafalonía para que el promotor de turno tenga un adornito con el que adornar la velada. Los números les cierran a algunos, el boxeo se autodestruye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario