21 mar. 2012

Guantes de boxes

El Principito tendrá su primer round en una Cafetera del TC Biplaza de su ciudad. Y sueña con el TC.
Por Diego Daorden – Diario Olé 
Aunque se sigue entrenando para continuar su carrera como boxeador (el 13 de abril peleará en Salto, Buenos Aires, con un rival a designar), Martín Coggi no piensa en otra cosa que en el 1º de abril, día en el que se subirá por primera vez al mando de un auto de competición. Allí se conocerá con la Cafetera Ford con la que debutará dos semanas después, en la fecha que el TC Biplaza local disputará en el circuito de tierra de Brandsen, su ciudad.

Martín, de 28 años (nació el 12 de agosto de 1983), es un apasionado de los fierros desde chiquito, cuando iba al TC junto a su papá Juan Martín, el tricampeón welter junior. “Antes de tener un ídolo en el boxeo o al Diego (Maradona), mi primer ídolo fue el Pincho Castellano. Mi viejo siempre me cuenta que cuando tenía tres o cuatro años, íbamos en la ruta y yo le iba relatando como si estuviéramos en una carrera; él era el Pincho y yo su acompañante. Siempre ganábamos. También me acuerdo como si fuera hoy cómo festejamos el título de Lalo Ramos en el 94’, en el Gálvez.

-Sos hincha de Ford.

-Sí, del Ovalo a muerte, pese a que mi abuelo, quien corrió en los zonales con las Cafeteras, era de Chevrolet, je.

-¿Y ahora vas a correr vos? ¿Qué tal? 


-Así es. El año pasado fui con mi amigo Claudio Gómez, que es publicista, a la primera carrera del TC en Buenos Aires y conocí a Martín Ponte, un pibe excelente con el que hicimos una amistad. Entonces empecé a acompañarlo a las carreras y estando en los boxes me picó el bichito de querer correr. Lo que me terminó de enloquecer fue cuando lo acompañé en el Torino en un día de promoción, a fines del año pasado en el circuito de La Plata. Me llevó un par de vueltas y no me quería bajar. Cuando me bajé, dije: “Ya sé lo que voy a hacer cuando termine de boxear”.

-¿Cómo se dio esto del TC Biplaza? 
-El 1º de febrero estaba entrenando en la plaza y me cruzo con Marcos Bianchi, un periodista que cubre la categoría. Nos pusimos a charlar y me contactó con el presidente de la divisional. Hablé con él y a los 15 días tenía un auto a disposición para empezar.

-¿Ya te compraste el casco, el buzo, las botas...?
-No, me va a prestar todo Martín. Me dijo que me va a prestar un buzo fluorescente para que me vean entre la tierra.

-¿Qué dijo Látigo
-El viejo me puso más oposición cuando quise boxear que para correr.

-¿Hasta el TC no parás? 
-Creo que si algún día tengo la chance de correr en el TC me voy a morir de alegría. Es un sueño, y hoy mi cabeza está más en el boxeo que en el automovilismo. Pero si me va bien, quién te dice…

No hay comentarios:

Publicar un comentario