27 mar. 2012

Peralta: triunfo, nocaut y a seguir laburando



Por Andrés Mooney
Emanuel Peralta (22-1-0) noqueó en el tercer round al mexicano José Luis Rodríguez, el sábado, en General Villegas. Dejó atrás a un oponente del extranjero que, sin ser un superdotado técnicamente, venía con fama de probador de fuste. Pero ante todo, Emanuel dejó un poco más allá al fantasma de la derrota, del nocaut, que sufrió ante Claudio el Pumita Olmedo. Nadie, ningún noqueador, luego de ser noqueado vuelve a ser el mismo. Para bien o para mal, recibir de la propia medicina tiene sus consecuencias. En algunos se evidencia más que en otros: dejan de buscar la pelea en forma vehemente, cualquier golpe recibido les causa daño; y en otros se nota menos, pero la huella queda allí: saben que no son invencibles, que hubo uno que los venció y por amplio margen. Pero las victorias, la seguidilla de triunfos, y más aún los que son antes del límite, ayudan a recuperar la confianza, a volver a sentirse únicos sobre un ring.

Quizá ante José Tomate Pombo -a quien doblegó en las tarjetas el año pasado, en el Luna Park- todavía no había renacido el espíritu del Peralta que existió previo a Olmedo. Incluso luego del nocaut ante Rodríguez es probable que aún no esté el aura del fajador del Polideportivo Corral de Palos, pero se le asemeja, le pasa muy cerca. Emanuel Peralta volvió a ganar, con nocaut, y se mantiene entre los mejores superligeros del país. El gimnasio lo espera para seguir corrigiendo aspectos técnicos -velocidad de los envíos, bloqueao de golpes curvos por sobre el jab, etc-, pero lo hará con un plus fundamental: podrá trabajar con una sonrisa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario